Oportunidades que están ahi y a veces no vemos. Abre los ojos.

Cuando uno se sumerge en un nuevo viaje, no sabe a dónde le va a llevar, ni qué puede encontrar en el camino. Mi viaje se inicia con el objeto de convertirme en una experta en e-commerce, pero en este proceso he encontrado algunas oportunidades. Tengo la suerte venir de una familia dedicada a los negocios, (yo los he mamado  desde muy pequeña, mis padres eran empresarios y la mayoría de sus conversaciones giraban en torno a ello; ahora también lo son mis tíos). Pues bien, llevo algún tiempo colaborando con ellos. Dos de mis tíos poseen una clínica veterinaria, en ella he desarrollado tareas de recepción de productos y entrada en los sistemas ERP y promociones,  gestión de su imagen social… Hicimos promociones para el Black Friday, ofertas en un conjunto de artículos determinados, recolocación del escaparate de productos… Me dejaron intervenir en las actividades de su día a día y exprimir mis conocimientos.

Más recientemente estoy haciendo mis primeros pinitos como coach empresarial. Digamos que estoy jugando a ser el ya más que famoso Chicote. Mi tía tiene una peluquería y yo fui como clienta y allí se me empezaron a ocurrir cosas que podía hacer: grabamos mi corte de pelo para después publicarlo, hicimos fotos del resultado final… Al día siguiente vi las publicaciones que había hecho en Facebook  y me di cuenta de que necesitaba que le guiase en la gestión de su imagen en RRSS.  Le sugerí que me dejara llevarlas, y accedió agradecida. Hicimos extensible este asesoramiento a otros temas fuera del entorno digital. Por ello, y con idea de aprovechar al máximo mis conocimientos para ayudarle, me puse en el papel del cliente ¿qué buscamos o que esperamos de una peluquería? Basándome en mi propia experiencia, creo cuando uno va a una peluquería el ambiente del establecimiento es esencial, por muy bien que te corten el pelo si el sitio es poco confortable, es probable que no volvamos, así que pensé en todos aquellos aspectos que pueden mejorar la experiencia del cliente: pensé en la importancia de dar una imagen de seriedad y pulcritud, le aconsejé comprar unos uniformes y que estos fueran de un color en el que una mancha de tinte o cualquier otro producto no se notase demasiado; hablamos de algunas mejoras que podría hacer en el local, su decoración, etc. Pero donde más he trabajado es en su promoción en las distintas redes sociales. Lo primero fue hacer una limpieza en su facebook y quitar aquello que solo es ruido (fotos personales, etiquetas que otros usuarios habían agregado para la venta de productos…); posteriormente, cambios en su foto de perfil y de portada, al final éstas son lo primero que un potencial cliente va a ver, es necesario dar nuestra mejor imagen; realicé publicaciones de temas relacionados con su actividad (tendencias, curiosidades sobre el cabello) y otras referentes a los trabajos que ella misma ha hecho y es que hay que aprovechar las oportunidades que ese soporte nos brinda y hacer de él nuestro mejor escaparate, además vamos a conseguir que el cliente se haga una idea de como va a ser el resultado del servicio. Cuando cambié mi lugar de residencia a Coruña y tuve que buscar una peluquería, lo que más me importaba era poder hacerme una idea de cómo cortaban el pelo, si tenían buena mano o no, ver opiniones de otros clientes y el establecimiento y eso es lo que considero que mi tía debía exponer. Además, al tratarse de un negocio lo aconsejable es crear una página de Facebook , y no un perfil, como no disponía de ella hubo que hacerla desde cero. De momento me estoy apoyando en el  perfil de la peluquería para dar a conocer la página, con la idea de prescindir del perfil una vez haya conseguido más notoriedad.

Hay una información que creo que es vital a la hora de promocionar cualquier negocio que ella no la estaba mostrando: horario de apertura, actividad, teléfono de contacto. Otra decisión que debemos de tomar es el número de publicaciones que vamos a hacer, puede parecer una tontería pero no lo es, debemos recordarle a nuestro cliente que estamos ahí, que nuestras redes sociales están vivas, pero ojo, sin intoxicarle y solo si tenemos algo que contar, pues el contenido de nuestras publicaciones también habla de nosotros. Otro de los aspectos que considero claves es estar presentes en Google Maps. Debemos aparecer cuando un cliente haga una búsqueda en Google de los negocios de este tipo que hay en la localidad. Si no aparecemos, no existimos. Podemos afirmar que lo más importante es estar presente, generar opiniones (el cliente basa en gran medida su decisión en opiniones de otros consumidores), que el consumidor nos conozca y conseguir fidelizarle. Y en este es el objetivo con el que voy a trabajar.

Dime, ¿cómo gestionas tu la imagen en redes sociales de tu empresa?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *