La usabilidad de tu website. ¿Y eso qué es?

La usabilidad de la web de un sitio de comercio electrónico es vital para su rentabilidad; definida en base al tiempo de aprendizaje para su uso, la eficiencia, memorabilidad…

La función principal de la web es conducir al usuario hasta los productos que desea de manera eficiente y eficaz, de ahí la importancia de su estructura. Juega en contra el hecho de que el usuario desiste rápidamente si el proceso se complica. Por ello, deberemos usar herramientas informáticas sofisticadas pero con una interfaz sencilla. Abogando por la simplicidad, en la web contaremos con páginas de categoría de producto, que nos mostrarán de forma ágil y ordenada las categorías y subcategorías. En algunos casos, bastará con una pestaña lateral. De estas páginas pasaremos a las de producto, último lugar que visita el usuario antes de tomar la decisión de compra, en ellas debemos incluir la mayor cantidad de información posible (denominación, origen geográfico, fabricante, características básicas, experiencia de uso, especificaciones técnicas…), en el caso de productos configurables, deberemos proporcionar al cliente las herramientas necesarias para que pueda hacerse una idea del resultado final.

Una de las desventajas  de la compra on-line es la intangibilidad. En el proceso de elección y compra solo intervienen dos de los cinco sentidos: vista y oído y debemos explotar al máximo las opciones que el soporte informático nos brinda para acercar la experiencia de uso al consumidor valiéndonos de las capacidades de reproducción audiovisual.

Otra de las herramientas de las que podemos servirnos es la valoración social, el consumidor toma como principales condicionantes la opinión de otras personas que las han comprado previamente y que forman parte de nuestro entorno (amigos de Facebook, Twitter….). Para conseguir estas valoraciones podemos incluir un botón de cada una de las redes sociales en nuestra web.

No está demás contar con cuadros comparativos de aquellos productos que tienen características similares y que podrían solaparse en algunas de sus funciones.

Es obvio que cualquier sitio de e-commerce debe contar con un “carrito” en el que el cliente incluye los productos para después proceder a su compra. En ocasiones, para maximizar el impulso de compra se incluye el botón “Añadir al carrito” en casi cualquier aparición visual de los productos, pero su uso indiscriminado puede ser contraproducente.

Otra de las grandes preocupaciones de los consumidores es la forma de pago , escogeremos entre pago al contado o a crédito y en base a esta elección incurriremos en costes (de negociación bancaria, porcentual sobre el montante de la transacción…). Existe además el pago con créditos o puntos que permite asegurar un gasto mayor, pero este no es el preferido por el cliente.

Por último y solo en el caso de negocios internacionales, será necesario tener en  cuenta los lenguajes en los mostraremos la web, adaptarnos a la cultura y costumbres de los países a los que nos disponemos a vender nuestros productos y que el cambio de precio de un mismo producto según el país de venta.

Todos estos aspectos han de ser tenidos en cuenta a la hora de diseñar nuestro website si queremos maximizar nuestras ventas así como las técnicas de eye-tracking que nos van a indicar las zonas calientes (zonas que reciben más vistazos) para que ubiquemos en ellas la información relevante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *