Hacia dónde vamos

El e-commerce ha traído consigo la democratización del mercado. Esto es así ya que se ha producido un incremento sensacional del número de clientes potenciales y está al acceso de cualquiera el montar su tienda on-line, aunque a su vez con esto se traduce en un aumento de la competencia, donde la necesidad de diferenciación se hace mayor.

El Instituto de Economía Digital (ICEMD) de ESIC y la consultora Coolhunting Group han presentado un informe en el que se recogen las tendencias de este mercado, que son las siguientes:

  • La importancia de la velocidad. El cliente es impaciente y lo que quiere, lo quiere ya. Además es exigente y cómodo, quiere un proceso de compra rápido y sencillo (hasta el punto de que de no ser así, hay muchas probabilidades de que abandone el proceso) y busca una entrega casi inmediata. En consecuencia nace una nueva manera de entender la logística: almacenes con robots que transportan paquetes, drones que agilizan las entregas…

Resultado de ello es que en Amazon Go, no existen cajas, se pasa el móvil por un lector y los productos son detectados y cobrados automáticamente a la cuenta del cliente; otro ejemplo es que IBM y Visa están desarrollando un sistema por el cual cada dispositivo en red pasa a ser un medio de pago.

  • La compra en cualquier lugar y en cualquier momento. Esta tendencia ha llevado a importantes empresas como Amazon o Google Home a trabajar en asistentes inteligentes con los que mediante la integración de los mismos en diversos dispositivos se da la posibilidad al usuario de realizar pedidos a través de Internet. Podemos hablar del voice shopping, que permite que el usuario y la interfaz interactúen y este último comprenda determinados conceptos como: “más ancho”, “más estrecho”…
  • Unificación en un marketplace. Nace fruto de esa comodidad que busca el cliente cuando hace una compra on-line. Queremos que los portales tengan todo lo que deseamos, que visitando un solo sitio web podamos satisfacer todas nuestras necesidades de compra. Amazon, como es costumbre, se adelanta a las tendencias del mercado y aglutina en su sitio web una cantidad de referencias elevadísima casi cualquier producto mainstream.
  • Deep Learning. El Big Data ha revolucionado el entorno empresarial. Existe una enorme cantidad de datos, y ahora capaces de procesarlos. Ejemplo de ello es el visual searching  (búsqueda por imagen): fotografiar un objeto puede ser suficiente para que el dispositivo lo reconozca y ofrezca la opción de compra; o incluso que pulsando sobre un producto que veamos mientras navegamos por internet se pueda activar una aplicacición que nos permita adquirirlo. Pronto existirá esta opción también para los vídeos. Pinterest tiene ya su aplicación Shop de Look para hacerlo.
  • Plataformas de realidad virtual y aumentada. Ya que en el proceso de venta on-line solo intervienen dos sentidos (vista y oído) hay que exprimir al máximo las opciones que este medio nos ofrece para llegar al consumidor mediante ellos y hacer esta experiencia más real. Algunas páginas como eBay usan esta técnica de realidad virtual para mostrar sus catálogos, o Ikea que utiliza la aumentada para  ayudar al cliente a hacerse una idea de cómo quedarían sus muebles.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *